domingo, octubre 15, 2006

De faunos, nacionales y republicanos...

El jueves tuve el placer de ir al cine después de mucho tiempo, y me dejó muy buen sabor de boca El Laberinto del Fauno, del mexicano Guillermo del Toro. Una película que quizá pueda llevar a confusión, porque se la venda de algo que no es exactamente, pero para mí, desde luego, una confusión que me proporcionó una sorpresa mayúscula.

Ofelia es una niña aficionada a los cuentos de hadas que le ha tocado vivir los tiempos de la posguerra civil española. Junto a su madre, Carmen, se dirije a un molino situado en la montaña donde el Capitán Vidal tiene montado el frente de operaciones contras las últimas resistencias republicanas. Nada más llegar allí descubre un antiguo laberinto situado a pocos metros de la morada.

Con esta primera premisa, Del Toro compone una historia con (pocos) tintes fantásticos sobre la imaginación, la supervivencia y el horror de la guerra (en este caso posguerra). Un texto que si bien carece de ciertos detalles para que se le considere mejor, coloca a nuestro cine en muy buena posición, y ésta si, con una calidad más que aceptable (no como Alatriste), a falta de ver Los Borgia (que no me llama nada, entre otras cosas por el elenco, ya que la historia es muy sugerente).

Los actores están todos bastante bien (incluso Maribel Verdú), destacando por supuesto a un inmenso Sergi López, que si bien ya sabíamos que era un grandísimo actor, aquí lo sigue demostrando, pedazo de personaje el que construye y pedazo de interpretación. Música acorde, sin demasiada floritura, una dirección muy à la Del Toro y una fotografía y direción de arte de quitarse el sombrero, porque realmente, la película no sería nada del otro mundo sin el toque tétrico que inunda las imágenes y la currada direción de arte que te sumerge en un mundo de fantasía (incluso cuando no se trata el mundo de la fantasía), desde luego, estéticamente un trabajo muy notable.

Un aspecto que me he encontrado muy comentado en las críticas de la gente (concretamente en FilmAffinity) es la posición ideológica de la película. Sinceramente me parece un tema banal, simplificar esta película en una historia de buenos y malos me parece algo demasiado facilón para utilizarlo como argumento. Bien es cierto que para contar una historia se debe posicionar en algún lado, pero sinceramente, no se si es por afinidad, por dejadez o porque me parece un tema tan pasado de vueltas, que no me paré a pensar en ese detalle hasta que llegué a casa y vi a los mismos jaleosos de siempre metiendo cizaña. Una pena.

Pero bueno, volvamos con el tema que nos ocupa. Tenéis que ir a verla! Y ya está.

Un abrazo!

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Walt Rawley said...

Estimado Oyejuan:

Yo he ido a verla esta tarde y, sinceramente, he salido con la sensación de estar ante una nueva obra maestra. Desde el principio de la pelicula, que me recordaba, salvando las distancias a peliculas como "La historia interminable" o "Dentro del laberinto", hasta esa segunda parte en la que cojes aire y no lo sueltas hasta que te levantas de la butaca. Y si, ha vuelto la Maribel Verdú de "La buena estrella".
Que se mosquee quien quiera, pero aunque tiene muchas menos posibilidades, prefiero que este año sea Mexico quien se lleve el oscar, mire usted.

11:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home