martes, abril 24, 2007

Desperado...

No puedo. No puedo. Los que me conocen saben que por lo general suelo ser una persona positiva, procuro sacar buen partido de todas las situaciones y en definitiva always look on the bright side of life. Pero hoy no. Hoy, los que me conocéis, y los que no me conocéis me vais a permitir que haga uso de esa pequeña parcela de derrotismo y pesimismo que me corresponde y tan pocas veces he usado.

Hoy no veo salida para nada. Los que hayan sido universitarios o estén en algún curso ya avanzado, estarán conmigo en que cada asignatura tiene un periodo de asimilación de tareas que suele durar varias semanas hasta que tienes, o al menos crees que tienes todo bajo control y vas a ser capaz de cumplir con los objetivos. Pues bien, a día de hoy y con más de la mitad del segundo cuatrimestre consumido, aún no ha llegado para mí esa sensación. Hoy creo que todo lo que tengo que hacer es inabarcable para mí, que no voy a ser capaz, y en definitiva que, para que engañarnos, licenciarme en junio es algo muy lejano e improbable.

Y lo que me jode de esto no es la situación en sí, que me encanta el hecho de que encuentre algo en lo que tener que esforzarme para superarme a mí mismo. Lo que realmente me jode es que esta situación tan incontrolable e incontrolada para mí se de en el peor cuatrimestre de la carrera: el último antes de licenciarme. Mientras otros años puedes ir un poco más desahogado, pues la siguiente convocatoria coincide con el siguiente curso y continúa tu estancia en la ciudad donde vas a continuar estudiando, el caso concreto de este último cuatrimestre es particularmente curioso y opresor: la siguiente convocatoria va a coincidir con un mes, una época en la que tu vida, muy probablemente esté planificada en otro lugar, en otra ciudad o incluso en otro país... y eso sin contar con que no consigues la licenciatura hasta mucho más tarde que el resto, por lo que , aunque no sea la tónica general, hay muchas posibilidades de trabajos y posgrados que se pierden.

Tengo miedo, sinceramente. Quizá me haya mentalizado tanto de que tengo que terminar en Junio (por mi propia salud académica) que no sea capaz de asimilar que no pueda ser posible. Ahora mismo estoy hecho un lío, he tirado todo lo que había en el escritorio al suelo y he colocado el portátil, la tableta digitalizadora y poco más. Ya lo recogeré cuando esté menos agobiado.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Teniente Colombo said...

Podrás con ello fijo.

Fijo.

12:17 a. m.  
Blogger Señor Rojo said...

Con calma joven. Sosiego y calma. No te preocupes que al final todo tiene solución tío. Ya verás como las cosas salen adelante poquito a poco y con unas dosis de paciencia.
He dicho.
Saludos! ;)

12:32 p. m.  
Blogger judeau said...

No te rindas. Si tu sueño es ese lucha. En una batalla gana el ultimo que quede en pie y tu todavia estas de pie. No te rindas tan rapido. Lamentarte no te ayudara porque por mucho que llores la vida no te va a dejar de golpear. Animo y sigue ahi, camina hacia tu meta paso a paso, inalterable el rumbo.
Animo y mucha suerte!!

11:31 a. m.  
Blogger gus aneu said...

Si de algo te sirve mi opinión, y mi experiencia (que es una más, con el valor y el inconveniente de ser la mia con lo que no sé si tengo perspectiva suficiente para entenderla) te diré que lo que te pasa no es grave.
Dos cosas:
1.- los plazos te los marcas tú, lo importante es que tengas claro el objetivo, tu idea, lo que quieres por encima de todo, si eso lo ves que tardes un curso más, que lo termines en tu ciudad o en Gotha, que el título lo enmarques o lo uses para envolver el regalo del día del padre es lo de menos. Lo difícil simepre es saber lo que quieres, distinguirlo y luchar por ello, no por lo que te marquen desde fuera.
2.- Los resultados académicos son de ayuda y pueden ayudarte a obtener buenas oportunidades, sin embargo son dos cosas las que te darán posibilidades de "éxito" en la carrera que has elegido: el talento, y si está es la clave de tu éxito necesitarás mucho, y las relaciones, como las obtengas (por familia o por favores sexuales o por ser encantador) eso es otro asunto. Y a esto le tienes que sumar siempre miles de horas de trabajo, sin ellas de poco te servirá el talento o los conocidos.
Espero no parecer un listo al decirte esto, y espero que te ayude a relativizar los ratos bajos como el que has pasado, los otros ratos, los eufóricos, los de éxito, esos también hay que ponerlos en cuarentena.
En fin, con mucho cariño.

9:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home